Helena Villar Janeiro

Becerreá, Lugo, 1940.

En su formación literaria fueron decisivas las clases que recibió trabajando en la sastrería ancaresa de sus padres. Allí descubrió la cultura de su tierra, la narración oral y los referentes de muchos personajes que alimentan su obra. Sin escolarizar de los seis a los trece años, Helena se empapó del amor por la cultura que se sentía en su casa, donde se recitaban los clásicos, se cantaba “bel canto” y se defendía la igualdad de la mujer.

Se interesó pronto por las artes, especialmente la música, pero los duros orígenes en la posguerra la obligaron a optar (y trabajar de paso) por los estudios de Magisterio, cortos y próximos al domicilio.


Helena Villar Janeiro también hizo:


El cuaderno de Edua






La cesta está vacía


Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados
Aviso legal